Las rutas se tratan de una propuesta de excursión, por tanto tiene la consideración de una actividad propia de un grupo de amigos. No hay guías ni monitores. Y las decisiones se toman entre todos.

Todo aquel que participa en este evento lo hace bajo su propia responsabilidad, y es conocedor de  los posibles riesgos que pudiesen acaecer en la practica del ciclismo de montaña.

Cada uno participa de esta actividad bajo su propia responsabilidad, eximiendo de cualquier responsabilidad a los demás participantes.

 Las personas que proponen este evento no se hacen responsables, en ningún caso, de extravíos, lesiones, desperfectos o cualquier otra incidencia que pudiera ocurrir en personas, objetos o vehículos antes, durante o después del desarrollo de la actividad.